¿Qué es Síndrome de Down?

Una de las enfermedades con las que más sensibilizados estamos, es el síndrome de Down, una alteración genética, que ahora es posible detectar antes de que se produzca en nacimiento del bebé, en la que hoy vamos a profundizar, para conocer cómo se produce, si hay algo que puede provocarla y descubrir si sabemos tanto como creemos de ella.

¿Qué es el síndrome de Down?     

Como seguramente sepas, el síndrome de Down, es una alteración que se produce en el ADN, provocada por la aparición en la cadena de un cromosoma más o una parte de él.

Celularmente, cada ser humano posee una cadena genética que está formada por 46 cromosomas, los cuales se encuentran divididos en 23 parejas. Estas parejas, las cuales se numeran según su tamaño, determinan cosas tan importantes como nuestro sexo, predisposición a sufrir determinadas enfermedades…etc. ¿Qué cromosoma es el que provoca la aparición del síndrome de Down? El número 21, el cual se encuentra por triplicado en las personas que sufren este tipo de trastorno.

¿Es el síndrome de Down una enfermedad?

Aunque multitud de personas hablan del síndrome de Down como si se tratara de una enfermedad, lo cierto es que se trata de un trastorno. ¿Qué diferencia hay? Que al contrario de lo que sucede con las enfermedades, los efectos que provoca este síndrome, con completamente diferentes. Es decir, que no existe un patrón que se cumpla la totalidad de los casos. Es cierto que presentan un aspecto físico similar y que su capacidad intelectual, es inferior a la media, pero cada cual se encuentra afectado de una manera diferente.

Algunos datos interesantes sobre el síndrome de Down

Gracias a los avances de la medicina, una persona con síndrome de Down, puede llegar a alcanzar una edad cercana a los 60 años. Esta mejora en su calidad de vida, ha traído consigo algunos inconvenientes, ya que al vivir mucho más, sufren ciertas complicaciones médicas que se desconocían hasta hace algunos años.

Aunque un alto porcentaje se encuentra muy afectado intelectualmente, existe una pequeña proporción de personas portadoras de este síndrome, que no solo han sido capaces de superar la etapa de educación Primaria, sino que además le ha sido posible alcanzar títulos de educación Secundaria, FP e incluso, carreras universitarias. Es cierto que aprenden las cosas de forma mucho más lenta que alguien “normal”, pero con la ayuda de profesionales especializados y sobre todo, el apoyo de su familia, pueden aprender a desenvolverse con bastante autonomía.

A pesar de que muchos se culpan del trastorno de su hijo, lo cierto es que esta alteración del cromosoma 21 se presenta de forma espontánea. Es decir, que ninguno de sus padres es el portador de un gen defectuoso que se active durante la formación del feto. Y no es algo que se limite únicamente al ser humano o a una raza en concreto, ya que se han dado casos a lo largo del mundo e incluso dentro del mundo animal.

Como no se trata de una enfermedad, no existe ningún tipo de medicación o tratamiento para curar lo que la alteración genética haya provocado en su organismo. Lo único que se puede hacer en este tipo de casos, es intentar estimular al niño desde una edad temprana, para que en un futuro, pueda desenvolverse mucho mejor en el mundo que le rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *